Skip to Content

ESP ESP | ENG ENG Buscar:

PROGRAMAS

Noticias

6º Diálogo de Reforma Urbana: «Revitalizar el barrio»

Reforma Urbana

COMUNICADO DE PRENSA CONJUNTO

México, D.F. a 08 de agosto de 2013

6º Dialogo por la Reforma Urbana

“Revitalizar el barrio”

 

  • En México hay alrededor de cinco millones de viviendas abandonadas.
  • Debe existir una política de estado que promueva la formación y mejoramiento de barrios con equipamiento urbano adecuado y servicios públicos de calidad, a la par de promover la participación de una sociedad civil organizada e informada.

 

Reforma Urbana es una iniciativa conjunta del Centro de Transporte Sustentable (CTS) EMBARQ México, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y el Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente (CMM) que han unido esfuerzos para impulsar la creación de una política nacional urbana orientada a hacer de las ciudades de México lugares más productivos, más equitativos e incluyentes y menos contaminantes. Es una iniciativa independiente, apartidista y surgida desde la sociedad civil para fomentar una nueva visión de las ciudades de México, desde una perspectiva nacional. De esta iniciativa se desprenden siete propuestas concretas para mejorar la forma en que se piensan, planean, administran y financian las urbes mexicanas.

A partir de estas propuestas se plantea abrir un foro de discusión para fortalecer dicha iniciativa, llevando a cabo los Diálogos por la Reforma Urbana, que pretende acercar a todos los sectores de la sociedad y tomadores de decisiones e intercambiar puntos de vista, generando a su vez sinergias sobre todo para la implementación de esta estrategias y políticas en materia urbana.

Para esta 6ta edición de Diálogos por la Reforma Urbana “Revitalizar el Barrio”, se contó con la participación del Ing. Francisco Búrquez Valenzuela, Senador por el Estado de Sonora y coordinador de la comisión de Desarrollo Urbano y Ordenación Territorial; Arq. Sara Topelson, ex Subsecretaria de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio de Sedesol; Dra. Cecilia Martínez, de ONU Habitat (programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos); y Marco Rascón, fundador de la Asamblea de Barrios, analista político y activista social. La mesa estuvo moderada por el periodista Héctor Zamarrón.

Por mucho tiempo la construcción de la vivienda respondió más a una dinámica de mercado que a las necesidades de la población, dejando de lado conceptos urbanos básicos como lo es el barrio, aunado a la situación de pobreza, la lejanía de los conjuntos habitacionales a los centros de trabajo, la falta de equipamiento, la mala calidad o falta de servicios públicos y la ausencia en el mantenimiento por parte de los municipios y de los vecinos, provocó eventualmente el abandono de los conjuntos habitacionales y en consecuencia la ruptura del tejido social. Por lo anterior, resulta fundamental replantear esta concepción tan restringida, revitalizando al barrio, rescatando al mismo tiempo la interacción social y la centralidad que se generan de contar con espacios públicos.

 

¿Se necesita una política nacional de barrio?

Es fundamental incorporar la figura del barrio a las  políticas nacionales, ya que el barrio es la célula urbana más cercana a los ciudadanos, representa el primer contacto, el acercamiento más directo que tiene el ciudadano a lo urbano. Es en este espacio donde se tejen las redes sociales que dan origen a las comunidades, creando una identidad particular, es decir, las personas van haciéndola suya y estableciendo vínculos con ella. Cabe mencionar que la incorporación del barrio a la política nacional tiene que contemplar no sólo la creación de nuevas células barriales sino recuperar y dar mantenimiento a los que ya existen, considerando los cambios generados a través del tiempo.

México se ha caracterizado por copiar modelos de desarrollo de otras nacionales sin hacer análisis profundos sobre los impactos que generan dichos modelos. Así por ejemplo, con la industrialización se fomentó la atracción de la población a los centros de producción, provocando éxodos masivos del campo a la ciudad debido a que crecía la economía, no obstante, la economía no tuvo el crecimiento que se requería para generar la cantidad de empleos para la gente que llegaba, comenzando a formar lo que se conoce como cinturones de miseria, en otras palabras, se crearon estructuras sociales que no iban acompañadas de estructuras ni físicas (por ejemplo, infraestructura) ni económicas. Este fenómeno continúa produciéndose en la actualidad en algunos lugares.

Las políticas y estrategias deben de atender la construcción de los barrios y para ello es indispensable que se construyan espacios públicos, desde espacios deportivos y recreativos hasta de participación ciudadana.

Los barrios tienen que estar vinculados a los comercios de cercanía, contar con equipamiento, por ejemplo, redes peatonales y ciclistas que permitan la movilidad de la comunidad, a fin de lograr su interacción.

 

¿Cuáles son las herramientas o instrumentos que se requieren para revitalizar el barrio?

Algunas de las estrategias que mencionaron los expertos:

  1. Fomentar la formación de barrios incluyente y diversos. impulsar la diversidad dentro de los barrios, pues se trata de crear interacción y fuertes redes sociales y no que se perciba al barrio como figura de segregación.
  2. Dar movilidad al barrio, proveyendo por ejemplo, vialidades de uso compartido, además de darle mayor interconexión con otros barrios, de esta forma de promueven esquemas que permiten la movilidad de las personas en todas las escalas.
  3. Barrios con usos de tierra diversos y compactos, para mejorar la gestión.
  4. Proveer de esquemas sustentables y la utilización del uso racional de recursos (agua, tierra, energía, etc.)

Otra estrategia para acercar a la sociedad civil sería la aplicación de talleres de planeación participativa donde se integre a la comunidad y autoridades que sin duda representa un papel central para generar cambios en la concepción urbana. Es necesario capacitar a la población para entender la problemática urbana y que pueda participar activamente.

Se mencionó también que los mercados pueden funcionar como espacios públicos y centros estratégicos dentro de los barrios, primero porque de buena forma interviene en procesos económicos pero también porque desde estos puntos se puede promover el involucramiento de los ciudadanos.

Finalmente, también se requiere de un cambio en la actual normatividad y reforzar el papel municipal y sus responsabilidades.

 

La Reforma Urbana propone:

La creación de un programa nacional de intervención física y social orientada al mejoramiento de zonas urbanas en deterioro en todo México,  que tendría como objetivo central revalorizar el papel del barrio como una unidad homogénea de intervención integral (urbanística, social, económica y ambiental), a través  de un proceso de gestión participativa con las comunidades y gobiernos locales, lo que implica la recuperación y renovación de viviendas abandonadas, construcción de equipamiento, mejora del espacio público e implementación de programas de carácter social (laborales, educativos, de seguridad y salud pública, entre otros). Este esfuerzo interdisciplinario y multisectorial ampliará, unificara y dará un enfoque integral a distintos programas y fondos federales (hoy dispersos) fomentando la participación y corresponsabilidad de gobiernos locales y organizaciones comunitarias.



CENTRO MARIO MOLINA PARA ESTUDIOS ESTRATÉGICOS SOBRE ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE
Prolongación Paseo de los Laureles No. 458, Despacho 406
Col. Bosques de las Lomas, Cuajimalpa, C.P. 05120, CDMX.
Teléfono: (52-55) 9177 1670